Post-hibernación en tortugas

tortu1El invierno ya está llegando a su fin y, con los días cada vez más largos, se acerca el fin de la hibernación de las tortugas, uno de los momentos más comprometidos para su salud ya que les supone un desgaste físico muy importante.

 

La hibernación, también llamada brumación, es una adaptación de muchas especies para sobrevivir al frío. Las tortugas, al igual que el resto de los reptiles son animales ectodermos, es decir, son incapaces de regular su temperatura corporal por mecanismos internos y esto los hace ser muy dependientes del medio que les rodea. Durante el período de brumación, el animal entra en un estado de letargo en el que los ritmos cardíaco y respiratorio son muy lentos, el gasto energético es muy bajo y se van consumiendo las reservas acumuladas en el organismo.

Pero no todas las tortugas hibernan,  sino que depende de la especie, edad y localización geográfica.

tortu2Por ejemplo, las tortugas de Espolones Africanas (Centrochelys sulcata) no deben hibernar nunca.  Son animales de clima templado y su especie no ha evolucionado para hibernar. Por lo tanto, sólo debe permitirse hibernar a aquellas especies que realicen dicho comportamiento en libertad.

tortu3A medida que los días son más largos y van aumentando las temperaturas, comenzaremos a notar que nuestra tortuga sale de la hibernación porque retomará de forma progresiva su actividad por el terrario. Este período de post – hibernación es crítico, porque los ejemplares comienzan a consumir energía rápidamente, pero no tienen reservas almacenadas en el cuerpo, están deshidratadas, y tienen un nivel bajo de glóbulos blancos y esto los hace muy vulnerables a infecciones.

tortu4Al despertarse, es fundamental que le proporcionemos calor y luz UV, con el fin de estimular el apetito, y la rehidratemos. Para hidratarla podemos bañarla en agua tibia para incitarla a beber y para que absorba agua por la cloaca. Tardará en empezar a comer, pero deben alimentarse en los primeros 10 días de salir de la hibernación. Uno de los problemas más frecuentes es la anorexia post-hibernación.

 

En este período crítico deberemos visitar a nuestro veterinario con el fin de realizar una revisión que debe incluir:

  • tortu5Control de peso: siempre es bueno tener una referencia del peso de la tortuga antes de la hibernación. Una tortuga sana no debería haber perdido más del 10% de su peso.
  • Control general: para descartar diversos problemas que se presentan con bastante frecuencia (infecciones bucales o estomatitis, infecciones de ojo o conjuntivitis, estreñimiento, parasitosis internas y externas, anorexia, deshidratación…)
  • Control de heces por posibles parasitosis.

 

tortu8En general, aunque su tortuga no hiberne, se recomienda un análisis de heces dos veces al año para controlar los parásitos internos. Las épocas más recomendables para la desparasitación son la primavera y el final del verano. Así, eliminaremos los parásitos que hayan crecido durante la hibernación y, a final de verano, limpiaremos su tránsito intestinal para que se vaya a dormir en mejores condiciones.

También pueden verse afectadas por parásitos externos como garrapatas. Éstas se localizan en las zonas con piel (cuello y extremidades). El veterinario le proporcionará el antiparasitario necesario.

Al menos una vez al año es recomendable un chequeo completo con análisis de sangre.

Autora: Elizabeth Camba, veterinaria especialista de animales exóticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s